Baño de Cajón

por Cristian Fuenzalida.... La Cossogne Diplomatique

domingo, enero 08, 2006

If God will send his angels…


¿Hacia dónde parte el metro? Aquella frase rebotó e hizo retumbar mis tímpanos despertándome de la modorra mañanera. Era jueves y curiosamente el mismo día en que las puertas doradas del paraíso terrenal capitalino accidentalmente habían dejado escapar un puñado de sus ángeles. Estaban ahí, admirando todo lo que se había avanzado en el mundo terrenal, literalmente hablando.

Haciendo una acuciosa descripción de estos angelitos se puede decir: tres de las cuatro eran rubias, flacas, asoleadas y tristemente vestidas de colores “Disney Princesses”: rosado, púrpura, fucsia. Seguramente y es sólo una conjetura su ropa interior sería de Winnie de Pooh o en su defecto mucho más cara de lo que tú te podrías llegar a comprar, o peor aún a imaginar. Su interior era indescifrable. Se vislumbraba una ausencia de disco duro impresionante, pero para aquellos favorecidos con una vida en el mismo edén bíblico, la inteligencia es un detalle menor. La cuarta integrante de la bandada no era rubia. Morena, ojos cafés y bastante menos agraciada. Ella no me gustó, me sentí engañado, estafado. Una infiltrada dentro de un grupo selecto, ¡qué vergüenza!

¿Hasta dónde vamos?, ¿dónde nos bajamos? Continuaban escupiendo a viva voz como esperando que algún vivo las pudiese oír. Nadie excepto yo, eso se los aseguro. Yo era el único que las podía oír, posiblemente debido a mis desarrollados poderes extra sensoriales y telekinesia que me permiten percibir cualquier tipo de mierda flotante a 25 metros a la redonda en menos de 1 segundo y medio, todo por € 62.90, una oferta irrecusable.

Mi cabeza daba ya vueltas, cansada de escuchar tanta basura junta. Estaba delirando, me imaginaba el interior de sus cabezas, era como un gran túnel de metro, generalmente vacío y que presentaba una erupción de genialidad o más bien, algún movimiento vegetativo-bucal cada dos o tres minutos. El momento divino del viaje llegó con las siguientes frases: ¿Qué es pajaritos?, ¿dónde queda?, ¿es un monumento o una comuna? Me estaba imaginando en qué pedazo de Cartoon Network habían aprendido a repetir esas frases, su estructura gramatical era perfecta, como todos los niños de su generación, ahora acerca de su contenido me reservo cualquier tipo de comentario.

La estación Manuel Montt apareció en mi registro visual justo en el momento en que empezaban a planear sus vacaciones, la ropa que no podía faltar en una maleta, y claro, el color y marca de la maleta que dicho sea de paso debía ser del tono de la ropa que usarían el día del viaje y que a su vez combinara con las tonalidades del salón VIP del aeropuerto y con el tapiz de la clase ejecutiva. Como despertando de la anestesia luego de una circuncisión me puse de pie, les di mi último vistazo y comencé a subir las escaleras. Era extraño pero me di cuenta que mi ropa no combinaba con el rojo corporativo y perpetuo de la línea 1 y que seguramente mis zapatos tampoco. Me sentí podrido, desafortunado de nunca haber visto la luz, de nunca haber sido educado, de nunca haber sido feliz o de haber creído que lo tenía todo. El sol me encandilaba y me quemaba otra vez justo para recordarme que las cosas no son celestiales en todo el extenso mundo, que algunos son los afortunados y bueno yo no. ¿Triste no?, bueno no tanto.

Hoy me pregunto dónde estarán, si averiguaron el significado de Pajaritos, si tienen hambre o frío. Es raro que la gente sin poderes no las vea, pero les aseguro que esto no pasa todos los días. Es extraño, los dioses están dejando el Olimpo. ¿Cuál es el motivo de este éxodo masivo? La verdad no tengo ni la más mínima idea, pero te advierto a ti, sí a ti mi querido amigo de Puente Alto; ponte en guardia, mira que cualquier día ellas pueden aparecer en tu barrio, invadiéndolo con sus preguntas y su rancio buen gusto.




Por Cristian Fuenzalida.

1 Comments:

At 8:53 a.m., Anonymous Anónimo said...

You have an outstanding good and well structured site. I enjoyed browsing through it Compare ionamin and merida

 

Publicar un comentario

<< Home