Baño de Cajón

por Cristian Fuenzalida.... La Cossogne Diplomatique

miércoles, agosto 29, 2007

La secretaria me asusta más que la chucha... (esto no es un título y no hay absolutamente ninguna secretaria en esta historia)

Esto no trata de escribir algo que me vino a la cabeza hace sólo unos instantes. Lo sé, es difícil poner todos tus pensamientos juntos y armar una nueva idea. Creo que hay muchas cosas que un hombre debe saber a la hora de siquiera imaginarse creando. Debe crearse a sí mismo en primer lugar. Y eso, mis amigos, es la parte más dura.

¿Puede un hombre crearse a sí mismo? ¿Es un hombre capaz de tal hazaña? ¿Somos realmente tan todo poderosos como hemos llegado a pensar que somos? No estoy seguro. Quizá haya muchas cosas de las que sí puedo dar fe. Ésta no es una de ellas.

Recuerdo mi primer día de clases. No tengo esos flashbacks de película donde la gente recuerda su niñez como ocurre en los filmes. Yo sólo tengo momentos, chispazos, sensaciones; experimentadas o a lo mejor sólo recreadas para llenar algún vacío, ¡quién chucha sabe! Estos recuerdos me hacen creer que estuve allí. Algo que nunca tendré por cierto.

Me acuerdo de la voz de mi madre. No me acuerdo en detalle que me estaba diciendo. En todo caso no me acuerdo de nada de lo que ella me pudo haber dicho desde ese momento a la fecha así que he llegado a la conclusión que no es un problema de memoria sino más bien una grave falta de atención. Ella usaba una chaqueta roja. Me acuerdo de eso. Era un clásico. Ha estado en un closet por años, desde que los años ochenta se despidieron para no volver. Ha servido de comida a polillas y de nido a ratas. Siempre recuerdo lo que la gente se puso en ocasiones especiales. Para mí, mi primer día de clases fue especial aun cuando no me acuerdo totalmente de lo que sucedió. Está marcado en mi calendario personal como un evento importante. Pasó, estuve allí, lo olí, lo degusté. Si estoy recreando una situación para llenar mi vida de experiencias significativas, no lo sé. Si me preguntas que opino: no me importa.

Me acuerdo entrando a esa pieza llena de niños. Nunca había visto gente de mi misma estatura, tantos de ellos, en mi vida. No estaban mirando. No es que yo requiriera algún tipo de atención en particular, pero ser el centro del universo era algo a lo que, digámoslo, estaba acostumbrado. Ellos jugaban a algo que no recuerdo, algo que no entendía, algo que nunca llegué a comprender en mis años posteriores de educación formal. Al parecer, los juegos de niños y todas esas aparentemente complicadas reglas funcionan a nivel RAM, de modo que una vez terminado el juego, son todas borradas imposibilitando su comunicación a posibles e indeseadles enemigos (Nuestro mundo estaba lleno de adversarios irreales esos años, aunque siempre dudé si realmente merecían la etiqueta de imaginarios). Es sólo una idea. Creo que espero que así sea, de otro modo me sentiría absolutamente estúpido y sufriendo un trastorno retentivo increíblemente raro.

Jugué, jugué mucho. Exhausto como estaba, no podía recordar nada, al menos no hasta el día siguiente cuando las reglas eran reingresadas y almacenadas temporalmente por el tiempo que el encuentro durase. La vida, en un amplio espectro, es más o menos así. Todavía juego. Es triste a veces saber que no soy más un niño, quizá porque olvidarse de las reglas a esta edad es un delito de orden mayor. Las reglas fueron hechas para ser quebrantadas. Eso es lo que aprendí años atrás hundiendo mi cabeza en un balde con arena. Pero es un poco diferente ahora. No deben cambiarse. Deben seguirse al pie de la letra y lo que es peor parecen eternas.

Siempre he tenido problemas con el significado de “eternidad”. La idea de la permanencia me parece aterradora. Realmente me hace temblar de pies a cabeza. Me imagino que no puede haber nada peor que aquello. “Permanencia”, continua e incambiable existencia, sin final, sin vueltas. ¿Cuál es el fin de todo esto? ¿Para qué sirve? Vamos a permanecer de todos modos. No me gusta aferrarme a las reglas. Prefiero mejor arrojarlas lejos de aquí si así lo puedo hacer. No digo que yo sea una especie de anarquista ni mucho menos, pero creo que las reglas deben ser rotas para alcanzar la evolución. Para evolucionar necesitamos romper la cáscara y salir al exterior. El más allá, lo desconocido, lo que está más allá de lo que los ojos pueden percibir. No intento crear nada hoy. En verdad, no sé ni siquiera lo que estas palabras significan. Solamente me encuentro inquieto. Inquieto al ver a los hombres aferrándose a nada, quedándose inmóviles, esperando por una política de no cambio que nunca llegará. No existe el no cambio. No podemos pagarnos una vida nueva, así es que mejor usamos la nuestra para construir mil otras diferentes. Es complicado, presumo, pero si hemos llegado tan lejos, un poco más de presión no partirá nuestras almas… de eso estoy seguro…




Escrito por Cristian A. Fuenzalida
Traducido por
Cristian A. Fuenzalida
Título original:
The secretary scares the hell out of me... (this is not a title and there are no secretaries -whatsoever- in this story)
Publicado originalmente en:
For Indoors Use Only

DAVID TENNANT Y CATHERINE TATE / SKETCH / UN POCO DE HUMOR BRITÁNICO PARA SUAVIZAR EL AIRE (DISPONIBLE SÓLO EN INGLÉS - NO ESTÁ SUBTITULADO)...


viernes, marzo 23, 2007

Respiro...

No fue hace tanto que yo era igual que tú. Aunque no lo parezca. Yo solía ser distinto… pero la verdad es que ya ni lo recordaba. No sé cómo llegaste ni por qué te quedaste. Sólo sé que ya no se puede volver atrás. Aunque creo que lo puedo intentar… desde acá…


La alegría está de vuelta… y yo me vine con ella… gracias por tu mirada dulce y tus preguntas… yo buscaré en mi sombrero alguna respuesta…


A Fernanda, Joaquín, Agustín, Marcel y Paz



Por Cristian A. Fuenzalida

domingo, octubre 22, 2006

Todo pasó un sábado

Cuando todo en tu vida parece ir de maravillas el mejor día de la semana es el sábado. Me agradan los sábados en la tarde. No hay que ir a trabajar, no tienes que subirte al metro- y si lo haces, no está atestado de gente como siempre está. Hay un montón de cosas que hacer los sábados en la tarde: puedes salir a trotar, ir de compras, darte una vuelta por el parque y más… mucho más. Perfecto, ¿no? Bien, mi amigo, esto es la vida real y tener una vida perfecta no es algo bueno, o sea si piensas que existe una variedad de cosas que te hacen sentir bien, obviamente existe el doble de cosas todas arregladas y listas para el baile que arruinarán tu momento perfecto. Esto es una ley, esto afecta a todos por igual y no hay nada que puedas hacer para escapar de ello.

¿Qué podría arruinar mi tarde de sábado perfectamente planeada? No tengo ni la más mínima idea. Quizá encontrarme con una antigua novia mía. Siempre he tenido problemas a la hora de encontrarme con mis ex. Es toda esa basura de ponerse al día un rato sólo para descubrir que todavía tienen tanta rabia contra ti guardada dentro que te gustaría morirte ahí mismo. Las viejas y gastadas relaciones no están, o no deben estar, en mi camino porque no sólo arruinan mi tarde sino que la semana entera y me traen de vuelta esa imagen desgraciada de mí mismo que me ha costado siglos mantener fuera de las miradas de mi audiencia diaria.

Este asunto de las ex-parejas no es lo más desagradable que puede suceder un sábado en la tarde. Hay algo aún peor: La familia y/o amigos de tu ex. Sí, es simplemente insoportable. No aguanto toda esa “ex-gente”. Parecen ser súper buena onda cuando te los topas en la calle, pero en realidad no les gustas. Yo nunca creí esa charada de “somos tus amigos también, y no queremos tomar partido por ninguno de los dos”. Esa es una gran y absurda mentira. Siempre se toma partido por los amigos y seres queridos y la antigua pareja de uno de ellos no cabe dentro de esa lista. Además, ellos siempre oyen un lado de la historia, nunca el tuyo por supuesto. No les importas, tienen un ángel de amiga y tú eres un demonio que trató de asesinarla y no tienen intenciones de querer modificar la trama de la historia. Así es no más mi amigo, no les agradas y punto.

Lo peor: tus ex-suegros. Vienen y te hablan como si fueras un imbécil. Dicen: “ ¿CÓOMO TEE HAA IIDO QUEEERIIIDOO?” hablando tan lento y modulado como pueden como si fueras un estúpido retardado que acaban de soltar después de cinco años en una institución metal. Te agarran del brazo y te conducen por la calle como si nunca hubieses caminado antes. Es tonto. Te cuentan toda clase de lindas, amorosas, esperanzadoras y simpáticas historias de cuán bien está su hija y cuán exitosa es (sin ti, por cierto) y cuánto extrañan tus visitas los domingos (porque ella no) y lo maravilloso que sería mantenerse en contacto (no quieren decir eso realmente). No les gustas; te culpan por todas las lágrimas de su hija como si tú no hubieras derramado ninguna. Para ellos eres Satanás y nada vendrá a cambiarlo. Te preguntas: “¿Cómo cresta me pudo gustar esta gente?” Son completamente desagradables. ¡Lo son!... Definitivamente estabas ciego… y sí, fuiste un imbécil… claro que no tienes por qué pagar este precio de por vida…

El fin: Me da miedo salir hoy. Es sábado, mi vida es fabulosa, demasiado fabulosa para ser cierto. He sido un mal tipo en el pasado y estoy seguro que esta gente está esperándome allá afuera para convertir mi maravillosa vida en una miseria… Me quedaré encerrado aquí dentro… viendo tele junto a todos mis amigos imaginarios que, dicho sea de paso, están de mi lado.



Escrito por: Cristian A. Fuenzalida
Traducido y adaptado al español por: Cristian A. Fuenzalida
Título original: "It all happened on a Saturday"
Originalmente publicado en: "For indoors use only"


"Lo creas o no estoy caminando sobre el aire...
Nunca pensé que me pudiera sentir tan libre...
¿Quién podría ser?...
Lo creas o no, soy sólo yo..."



BELIEVE IT OR NOT (THE GREATEST AMERICAN HERO THEME) / JOEY SCARBURY

viernes, octubre 13, 2006

Vamos a decir que no....

El 5 de octubre de 1988 es un día que quedará grabado en el corazón de nuestro país para siempre. El día que Chile dijo ¡NO!... El día en que se soñó por un país mejor... en homenaje a los héroes... a los que se la jugaron... arriesgaron sus vidas... cantaron...salieron a las calles... con miedo y les dio igual... a los valientes de mi infancia... después de 18 años: Gracias por decir que ¡NO!



Campaña del NO / 30 de Septiembre de 1988


domingo, setiembre 24, 2006

Pagada 'e piso

-Loco, si te digo qu’es verdá’. Usa peluca. Me di cuenta hace como dos meses no más, pa’ que veáis que soy perceptivo. Fue onda pa’ la convención anual d’incompetentes sin ayuda psiquiátrica, aquí mismo, a dos cuadras d’acá en el salón qu’está abajo d’ese edificio color lila qu’está que se cae. Bueno, filo. La hueá es que como en la mitad se m’ocurrió ir al baño – de puro sapo no más – y ahí lo caché po’, in fraganti, pegándose el peluquín sobre su brillante pelada. Me miró y como que se puso entero ‘e nervioso, pero d’ahí no lo había visto hasta ahora.

- ¡Guah!, ¡Qué loco!

- Si pos, además supe qu’andaba en cosas raras con la Fernández. ¿t’acordáis? Es esta mina que iba en tu colegio, pero como tres o cuatro cursos más arriba. Nosotros decíamos que tenía cara ‘e vieja. Después supe qu’estuvo casada en Alemania, pero pa’ mí qu’es puro cuento no más; porque d’eso sí que tenía fama.

- Alemania, ah, ¡qué buena! Debe ser la raja esa hueá

- Sí, demás que sí. Dicen que la señora del Barril López es reloca. Como que (…) ¡Socio! Me trae uno d’esos que toma el compadre de la mesa d’ahí, d’al la’o ‘e la ventana (…) Sí, sé qu’es trago ‘e mina, pero m’importa una hueva (...) bueno ya, échele más de eso, pero no se pase, mire que la otra vez me fue como el pico (…) ¿En qué estaba? ¡Ah, sí!, bueno creo que la vieron rondando el departamento de finanzas el sábado en la tarde. Yo no sé d’esas cosas de finanzas, pero los políticos sí. Ellos y los rotos con plata. ¡Puta que me caen mal los rotos con plata! ¿y a ti?

- Son bien hue’ones esos locos. Igual conozco como dos que salvan.

- Claro, pero son los menos. Son bien duras estas sillas. Si cachan que son de pura madera podrían avisparse un poquito y chantarle un cojincito por lo menos pos. Mira qu’igual jóvenes no somos y onda no quiero llegar a los sesenta sin poto. Eso debe ser triste. ¿Te cacháis que pa’l 2040 vamos a estar terri’le ‘e viejos? Onda de vuelta a los pañales.

- La dura. Sí, eso es como bien terrible. La cagá, no se m’había ocurrido.

- Sí po’, el otro día me vino a la cabeza eso. No cachaba nada antes, pero ahora leí eso de los pañales en Internet. Igual hay unos que son refeos, pero demás que d’aquí al 2040 eso lo arreglan (…) Oiga, pucha, sabe qu’hace rato que pedí y todavía no traen nada, ¿por qué no va a ver? (…) ¡Gracias te pasaste, loco! (…) Bueno, ¡y así es la cosa no má’ po’! es terrible la vida en la ciudá’. Mi ‘amá tenía razón, pero no en todo. ¿ T’acordáis lo que nos decía cuando pendejos?

- Sí, sí po’, casi to’os los días m’acue…

- ¡Qué bueno! Así no más pos… ¡Hue’ón! ¿Te cachaste la hora que es?

- ¡Oh! ¡Terri’le ‘e tarde!

- Sí po’. Vamo’ a llegar super atrasados. No me trajeron nunca la hueá. Cagué no más po’ (…) ¡Compadre!, ¡Eh!, compadre, tráigame la cuenta no má’. Nos tenemos que ir (…) Vale, ¡Gracias!

- Vamos, que si no onda la loca esta se va a poner poquito histérica…

- Sí, sí, vamos. No les pienso dejar ni una hueá ‘e propina. Por hue’ones les pasa no más pos.


Por Cristian A. Fuenzalida




HOLE IN MY SOUL / AEROSMITH


martes, setiembre 12, 2006

Resaca

Me desperté con ese sentimiento de “no querer saber nada de lo que seguramente me dirías” flotando en ese espacio entre mis oídos- donde se supone que está el cerebro. Estaba tomando algo la noche anterior, o eso es lo que puedo recordar. Venía de comprar algunas cervezas y unas papas fritas cuando te encontré y... eh... creo que llegamos al punto en que todo se tornó borroso.

“Sintonízate algo que me gustaría si fuera un ángel” me dijiste. “Sintonízate algo que me gustaría si fuera un ángel” murmuré con una expresión de sin sentido de encontrarme sorpresivamente en la superficie de otro planeta. ¿Un ángel? ¿Cómo puede incluso considerar la estúpida idea de ser un ángel? Recuerdo que me dije: “no soy un santo, pero puedo perfectamente distinguir un demonio cuando veo uno”, y créanme: Ella es definitivamente una de esas criaturas a quienes la visa al cielo se les está estrictamente negada.

Me estaba preguntando por qué insistías en quedarte en mi casa, era tarde, no tenía hambre y no te quería allí. Estabas tan concentrada en tratar de hacer creíble una de tus tontas historias que preferí nadar en mi torcido mar de rabia imaginando como sería usar mi sartén para cocinar tu cabeza y alimentar a mi perro con ella. Entonces, decidí contar cuántos dedos tenía porque no quería llevar a cabo mi diabólico plan: realmente me agrada mi perro.

El alcohol había quemado mi cerebro y tenía esa extraña culpa de haber cometido el más horrendo crimen, pero sin un asomo de arrepentimiento. Podía ver mi habitación completamente patas arriba y todos mis discos regados en el suelo. Traté de tomar uno para escucharlo, pero ya no valía la pena. Encontré un vaso sucio con un resto de vino tinto, me lo tomé e inmediatamente supe que no era del mejor. En el baño encontré tu pelo, no lo quería oler nunca más. Me puse la primera polera que encontré y corrí escaleras abajo, mi cabeza explotaba y mi alma gritaba algo que me encantaría describir el día que pueda encontrar aquella caja del tiempo que me robaste y nunca me quisiste devolver.

Había tantas cosas que limpiar esta mañana. Había un pitido en mis oídos que me estaba matando- hubiera tratado de matar ese ruidito pero me hubiese matado yo mismo. No soy tarado. Lavé todas esas cosas asquerosas que había en la pared. He pensado en pintarla muchas veces, pero creí que un poco de agua, por el momento, sería suficiente. Te vi otra vez, estabas allí observándome. No quería verte. Por una extraña razón la imagen que tenía de ti resultó completamente quemada en un incendio inadvertido. No hubo ni bomberos, ni policías ni parientes involucrados, sólo yo y tu limpia y pura imagen en un vestido de terciopelo.

Era tarde, las estrellas comenzaban a aparecer una a una con una expresión tímida de no estar seguras de querer iluminar el cielo esa noche. Había limpiado y purificado la casa de modo que podías verla relucir a un kilómetro de distancia. El viento iba hacia el sur y podía ver algunas nubes de lluvia que habían encontrado la fuerza y decidido no llorar. Te vi allí, acostada, mirándome. Te tomé la última fotografía, aquella nueva imagen que guardaría en mi cabeza para siempre, entonces tomé mi pala y dejé caer un poco de tierra sobre tu pecho. Sintonicé la primera canción que pude encontrar. No estoy seguro si te gustaría, creo que sí... y quizá algún día te des cuenta que no necesitas ser un ángel, no más.


Por Cristian Fuenzalida



Artículo también disponible en / article also available in:


ENGLISH




NOVEMBER RAIN / GUNS N'ROSES


miércoles, setiembre 06, 2006

Mártires

Al parecer mucha gente quiere creer que negar ciertos aspectos detestados de la vida para luego transferírselos a personas u objetos externos, es mejor que ser derechamente honestos y aceptar que son parte de nosotros. Hay muchos ejemplos de eso, pero me quiero detener en uno que se nos muestra cada día a través de la televisión.

A todo el mundo que le he preguntado por “Los Venegas” (1989) me ha dicho: “ah, ¿es ese programa fome que no sé por qué todavía dan en TVN, no? Creo que mi abuela lo ve, y a veces yo lo he visto obligado a la hora de almuerzo, pero filo, es puro ruido de fondo no más”. Los Venegas, es el programa de televisión más discriminado de Chile. Es que es más fácil argumentar “lo ponemos de ruido de fondo porque no hay nada mejor que ver” a definitiva y honestamente reconocer que lo vemos – o lo sintonizamos a modo de música ambiental- porque decidimos hacerlo, porque queremos hacerlo.

Yo creo que “los Venegas” es lejos lo más surrealista en televisión que se ha hecho en Chile. Ha estado en el aire por 17 años, todas las tardes con tramas insustentables y totalmente discontinuadas, como si esa familia ficticia en algún momento hubiese caído en un profundo hoyo negro donde el espacio tiempo se derrite y congela comandado por un antojo azaroso. Todos recordamos al “memito”, hijo de la familia Venegas, que sin más explicación simplemente desapareció, al igual que la Mirnita, la vecina metiche, el señor Retamales o la Estrellita. Bueno mejor ni hablar de las extrañas metamorfosis corporales que ha sufrido la Camilita, hija de Paolita Venegas, que con poca acuciosidad puedo contar tres.

“Los Venegas” corresponde a lo chanta a lo malo, al bajo presupuesto, a la falta de historia y a lo mediocre. Es por eso que lo criticamos, pero nos cuesta reconocer honestamente como país, que nos gustan “Los Venegas”, que no nos divierten pero los aceptamos, que si siguen en el aire no es culpa de la Primera Dama sino que de nosotros mismos que inconscientemente queremos que sigan allí. Hay que detener a cualquier chileno en la calle y jugar un poco de trivia para darnos cuenta cuán inserta está esta detestada y discrimidada familia. Es cosa de preguntar ¿cómo se llamaba el caballo de carreras del señor Retamales? Yo les aseguro que la respuesta será rápida y precisa: Tocullón. O mencionar al Compadre Moncho que al parecer se ha convertido en un ícono a la hora de hablar de los chantas (y lo digo con todo respeto).

Es que al parecer “Los Venegas” nos representan, pero no como un modelo social específico, sino más bien en nuestra manía de esconder lo que realmente nos pasa y ridiculizarlo, odiamos lo rasca, lo externalizamos y lo vilipendiamos. Los Venegas, son parte ya de nuestra historia, de una historia de negaciones donde odiamos a los guachos e insultamos a los bastardos porque sabemos que en fondo somos guachos y bastardos, y no lo soportamos. El ser parte de nuestra historia es lo que hace a esta serie, a mi gusto, un programa de culto, algo que sin entrar a discutir si es buena, mala o fome pasa a ser parte de nuestro ser nacional, una vivencia compartida por muchos a la hora de almuerzo.

Estamos acostumbrados a valorar a nuestros héroes cuando se convierten en mártires, y no en vida. Los Venegas nos han aguantado por 17 años mientras masticamos ansiosa y groseramente nuestra comida frente a un televisor, no los valoremos cuando los reemplacen por una teleserie venezolana y no estén nunca más- además hay que tener en cuenta que la eterna señora Hildita no va a vivir para siempre, aunque así lo parezca. Yo por mi parte, lo reconozco, a veces los veo de puro aburrido y una vez cada dos semanas me río.



Por Cristian Fuenzalida




Como regalo les dejo el primer episodio de "Los Venegas" trasmitido en 1989 por TVN. No está nada de mal aunque se extraña al compadre Moncho. Una verdadera joyita de culto.



Primera Parte (la primera aparición de la señora Hildita y nuestro querido matrimonio Venegas)


Segunda Parte (Con la triunfal aparición del abducido memito y la querida paolita que todavía iba al colegio)


Tercera Parte (con la vecina clásica, también extinta)

Video cortesía de youtube.com

jueves, agosto 31, 2006

Saco de Arena (artefacto social para liberar tensiones)

Personalmente me considero una persona bastante poco extremista en mis plantamientos. Incluso han llegado a criticar mi falta de militancia frente a ciertas cuestiones de orden social. Es que mi manía de observar y criticar todo desde una metaposición a veces me dificulta -personalmente- aferrarme de una postura y quedarme ahí ciego y comprometido.

Sin embargo mi –llamémoslo así- “eclecticismo crónico” tiene sus excepciones. Me detendré en un ejemplo: Siempre he sentido curiosidad en saber en qué momento a alguien se le puede ocurrir que los niños son sacos de arena en un gimnasio de entrenamiento. Es algo que no acepto y por lo mismo detesto. Ahora, odio más aún cuando me encuentro con modelos de violencia infantil dentro de mis momentos de ocio televisivo. Creo que muchos me van a odiar porque el programa que entraré a criticar parece ser –por alguna razón “linda” o “mágica” (o estúpida) que no he llegado a descubrir- idolatrado por las masas. Siempre he escuchado: “amo ese programa, mi mamá lo veía cuando chica y le encantaba, yo también crecí viéndolo y me mato de la risa”. Se han hecho incluso homenajes en TV y me atrevo a decir que puede incluso ahora ostentar el título de vintage o kitsch.

Me refiero a “El Chavo del 8” (1973). Un programa, que aparentemente nadie parece notar, fomenta la violencia contra los niños. Me imagino que Roberto Gómez Bolaños (Chespirito) debe estar muy orgulloso de esta gran idea que de seguro resultó ser muy rentable y, bueno, debe estar revolcándose en su tumba debido a mi detestable ofensa – Sé que el sujeto en cuestión está vivo, pero, créanme, debería estar revolcándose en su tumba.

Por si nadie lo nota, “el chavo del 8” es la historia de un huérfano que vive en un barril dentro de una humanamente miserable “vecindad” donde la violencia se presenta como divertimento en sí misma y no cómo un vehículo para generar conciencia social sobre el tema– objetivo logrado por otro tipo de producciones televisivas de corte comedia donde presentan la violencia de un modo absurdo y sarcástico riéndose así de la violencia y no con la violencia, ejemplo de esto hay varios: Los Simpsons (The Simpsons, 1989), Los Padrinos Mágicos (The Fairly Oddparents, 2001). Ahora bien, si me preguntan mi opinión, esto no es tan malo, siempre y cuando no sumemos un segundo factor: la violencia no es ejercida en contra de un enemigo, un villano, o un demonio infernal- como es el caso de un sinnúmero de creaciones dramáticas criticadas públicamente por su violencia (p.e. Dragon Ball Z, 1989)- sino que en contra de los más débiles e indefensos: los niños.

Me resulta, por decir lo menos, obsceno que el personaje de Don Ramón sea idolatrado en Latinoamérica. Don Ramón, por si no se han dado cuenta, es un vago que no le trabaja un día a nadie, que huye de sus responsabilidades y que además golpea a su hija, al hijo de la vecina y al pobre niño huérfano que vive en un barril que al parecer a nadie le interesa defender. Creo también, que la violencia se expresa más allá de los golpes. Soy un convencido que la pobreza es una forma encubierta de violencia hacia el otro. Y bien, si definimos la pobreza como la negación sistemática de los derechos de una persona en particular o de un grupo social en general esta serie gana premio. El ejemplo más vívido de ello está en el protagonista: “el chavo” niño abandonado a quién en se le niega incluso el derecho básico de tener un nombre; le llaman “chavo”, pero bien podrían llamarle “niño”, “huerfanito número 2”, “muchacho”, “no tengo dinero para darte”, “ése de allá”, etc. El mismo "chavo" vive en un barril- no haré otro comentario más que: durante los 6 años que duró el show el chavo siguió encorbándose en ese barril sin que nadie hiciera nada. Finalmente para coronar esta noche de sorpresas, resulta que el chavo- huérfano y desamparado- es abusado continuamente por los queridos miembros de la vecindad, especialmente nuestro héroe “Don Ramón”.

Para cerrar agrego: señora, señor; tráteme de exagerado o de alharaco, pero reconozca que en cierto punto tengo razón, y espero que la próxima vez que su hijo o hija encienda la televisión para ver “el chavo” no suspire tontamente pensando en lo lindo que es “pegarle a los niños”, pues no lo es. No le pido que lo prohíba, o que bloquee su sistema de televisión para impedir que lo vea, sólo que imagine que no es un programa familiar sino que de “responsabilidad compartida”(clasificación utilizada por el concejo nacional de televisión CNTV de la República de Chile), un programa para ver en compañía de un adulto conciente y capaz de impedir que la violencia infantil se valide de un modo tan aberrante. Yo, personalmente, me pongo extremista, yo no lo veo, no lo admiro y le digo al señor Bolaños: su idea es bastante mala, no es graciosa y sí, espero que se revuelque en su tumba y si todavía no tiene una: cómpresela.


Por Cristian A. Fuenzalida

jueves, agosto 24, 2006

American Geisha (modelo compacto)

Digamos que la Geisha, esta abnegada mujer japonesa que ha estudiado con el sólo motivo de complacer a los hombres no es un producto exclusivo del Japón. Modelos de mujeres serviciales siempre disponibles y poseedoras de una paciencia infinita se repiten en un sin número de culturas incluso hasta el día de hoy cuando las mujeres se han propuesto desenmarcarse de este cuento macabro en el que han sido incluidas en un rol secundario cuyo objetivo final es la gloria y fama del protagonista de la historia.

En América el modelo de mujer ultra complaciente no aparece representado con maquillajes, ni grandes conocimientos del arte y de la música, sino que mágicamente. Ese es el caso de la imagen representada por una serie de televisión creada en la década de los 60, que si bien podemos argumentar que representó a un modelo vigente para su época, no podemos dejar de notar que se ha estado transmitiendo hasta el día de hoy, mostrándose, como modelo social, a más de una generación. Hablamos de “Mi bella genio” (I dream of Jeannie, 1965).


Como resumen básico, es la historia de un mayor de las fuerzas espaciales norteamericanas que, después de un aterrizaje en tierras lejanas, se encuentra con una extraña botella. Al destapar tan extraño artefacto su secreto se revela ante él. No había encontrado nada más ni nada menos que una genio que estaba dispuesta a cumplir todos sus deseos- destaco y enfatizo este punto: dispuesta a cumplir todos sus deseos.

Bajo un modelo machista de concebir al género masculino, puedo asegurar que este hombre tiene su vida resuelta. Es poseedor de una mujer, que hará todo lo que él pida sin chistar. Además puede atribuirse sus logros personales, porque claro está, como es una genio debe permanecer escondida, no vaya a ser que en un descuido alguien la hurte y la use para su beneficio- evento que sucedió en más de un episodio. Se perpetúa de esta manera la idea que se tiene del rol de la mujer en esta sociedad de hombres: la mujer pertenece al mundo privado, al interior, a la casa. Cualquier cosa que haga por muy maravillosa que sea debe ser realizada en el más absoluto silencio y anonimato. Por otra parte -y lo que es más clarificador en demostrar que series de televisión como ésta no ayudan más que a perpetuar el modelo sexista existente- todo lo que la silenciosa “genio” haga o deje de hacer está relacionado con el bienestar de un otro, de un Mayor Nelson.

Bajo este marco se muestra a una mujer abnegada y sometida. Los argumentos para tal sumisión en este caso serían: primero, que una genio le debe lealtad máxima al hombre que la libere de la botella. Esto se asemeja a una gran serie de fábulas y cuentos donde un hombre rescata a una mujer y ésta lo ama hasta la eternidad (si no me cree, le aconsejo que vea tres clásicos cortesía de Disney: La Cenicienta, Blanca Nieves, y la Bella Durmiente). Segundo, y con relación al primer argumento, esta lealtad al libertador se justifica en la tradición: las genios lo han hecho por generaciones, ¿por qué, si ha funcionado tan bien, va a cambiarse ahora? Además, la base de esta tradición se justifica en el “deber” y este “deber” se caracteriza por ser un hecho de orden natural: Es la naturaleza final, la esencia de una genio lo que la lleva a someterse. Lo natural nos expone esta situación como fuera de nuestros dominios humanos, obedece a un poder divino al que no podemos desafiar sin salir seriamente dañados. Un tercer argumento que podemos levantar- por si lo natural no fuera suficiente- es el amor. Resulta que la genio “ama” a su mayor de ejército, y en esta sociedad, donde el valor “amor” es supravalorado, la sumisión de la genio se consolida aún más. ( Si de nuevo no me cree acerca de lo sobrestimado que el valor “amor” se encuentra en esta sociedad le recomiendo que vaya a misa los domingos y se vea unas cuantas teletones de corrido. Si después de eso no está conmovido, esté en todo su derecho de sentirse culpable) Entonces, no es casual que sea la genio la que demuestre todo su amor al Mayor Nelson, porque bajo esta lógica la expresión del afecto es absolutamente femenina y por lo mismo no es curioso que a Sidney Sheldon, creador de esta serie, le haya importado un carajo desarrollar el lado afectivo del protagonista. El Mayor Nelson, no ama. Él necesita pero no afectos sino servicios.

Finalmente, hay que resaltar que los argumentos en las series de televisión muy pocas veces reflejan exactamente los procesos sociales del momento. Normalmente, obedecen a ciertos estereotipos que flotan en la colectividad y que son fácilmente reconocibles. Pero cuidado, muchas veces, y sobre todo en televisión, estos comportamientos se nos presentan bajo una ilusión de familiaridad aterradora. Yo les pregunto, sobre todo a las mujeres: ¿se identifican ustedes realmente con un modelo femenino así?. Lo dejo a su reflexión, lo único que puedo agregar es que si queremos cambiar la forma en cómo esta sociedad se construye debemos dejar de creer todo lo que está en la tele, no nos olvidemos que Mi Bella Genio es un cuento, un viejo y gastado cuento de terror.




Por Cristian A. Fuenzalida



Artículo también disponible en / article also available in /article disponible aussi en :

ENGLISH

FRANÇAIS

lunes, abril 10, 2006

Santiago holy week 2006 / Saints and Blood



Por fin luego de 2006 años de giras incansables Jesús viene a morir a Chile…

Jesús por primera vez en Chile. Llegó ayer al aeropuerto Arturo Merino Benítez de la ciudad de Santiago para luego subirse a un bus del transantiago debido a la prohibición de transitar en burro por las principales avenidas de la ciudad.

Este lunes tiene programada una visita al Palacio de la Moneda donde conversará con la presidenta de la república donde la alentará a bajar de peso para poder entrar al anhelado cielo. A mediodía del martes celebrará un almuerzo con algunos judíos a quienes culpará por todos los males de la humanidad y por blasfemar a su madre después del escándalo desatado el 2005 en Londres donde María, se emborrachó en un bar siendo fotografiada levitando desnuda por paparazzis del pasquín británico “The Sun”.

El miércoles está programada una seguidilla de milagros en la Plaza de Armas de la Capital. Jesús por única vez recompondrá todo tipo de tostadoras y batidoras sin costo alguno además dirá para qué diablos son las letritas chicas de la Biblia y qué la diferencia del papel picado en los estadios o la guía telefónica. En la noche oficiará de invitado estelar en el late “la tele o yo "donde contará detalles de su escabrosa relación con María Magdalena y las hueás que les daba a fumar a sus doce cristoamigos para que escribieran tanta tontera. Además, nos dará pistas de cuando el Apocalipsis is coming aparte de negarle el cielo a Julio César de puro mala onda (TVN, 0.00 hrs).

El jueves tendrá cena privada con 12 locos resimpáticos en el Liguria de providencia donde después de quedar curados como tagua serán apresados por los pacos para llevárselos en cana. Durante la madrugada Jesús será torturado hasta la inconciencia lo que será transmitido por CNI networks, un canal perdido en el cable desde el año 1988 cuando se "canceló por falta de recursos".

Su muerte está programada para este viernes a las 15 hrs. en el cerro San Cristóbal. Contará con los mejores clavos tecnología cruci-fixisation desarrollados en Alemania por el Santo Oppenbracken quién además inventó el opio y es dueño de una cadena de comida rápida cuyo plato central son las hamburguesas a base de carne de niño en Baviera, Alemania. La velada terminará con un espectáculo pirotécnico y un terremoto de proporciones apoteósicas. (produce DINA produtions)

Su gloriosa resurrección será este domingo a las 0 hrs con una gran fiesta en la discothèque Blondie en el centro de Santiago, donde aparecerá entre plumas y travestido anunciando la apertura de un cielo gay y el paso del HBO queer al plan básico del cable local.

Dejará nuestro país el próximo domingo a las 10 de la mañana para dirigirse a Bagdad donde nacerá por 2006ª vez en el mes de diciembre. Si no bombardean el establo ése, claro está.

SANTIAGO HOLY WEEK / SAINTS AND BLOOD APRIL 9-16, 2006 NO TE LO PIERDAS!!!



Por Cristian Fuenzalida